jueves, 22 de agosto de 2013

Diario de viaje Grecia 2013: Monasterios de Meteora en Kalambaka (primera parte)

Bienvenidos lectores, fotógrafos y viajeros, 

Después de volver de un nuevo viaje este verano, retomo el diario de viaje a Grecia con una de las etapas cumbre: Los monasterios de Meteora. Su nombre significa monasterios suspendidos del cielo o en el aire o monasterios arriba del cielo, ya vereis por qué. 

Es uno de los mejores motivos para ir de viaje a Grecia, pero sobre todo un gran desconocido para la mayoría de nosotros, aún siendo uno de los paisajes más increíbles de este planeta y de Europa, con montañas de roca gris gigantes modelados por capricho de la erosión de la naturaleza dominadas por monasterios colgantes en lugares imposibles. Ademas, como no podría ser de otra manera son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se encuentran hasta una altura de 600 metros y están habitados desde el siglo XIV.


¿No me creéis? ¿No habeis oído nunca hablar de ello? Pues mirad y sorprenderos de un secreto de la vieja Europa en el país cuna de la civilización occidental.








¿A que ahora os gustaría saber más para poder ir? Pues seguid leyendo y disfrutando... aunque sea de las fotos.


Las anteriores entradas de este diario de viaje fotográfico las podéis encontrar en estos links: 

Retomo el relato donde lo dejé en la la ultima entrada con nuestra salida a mediodía del famoso yacimiento arqueológico de Delfos, el del famoso oráculo, el conocido como ombligo del mundo en la antigüedad. El segundo yacimiento más espectacular, mejor conservado e interesante de Grecia. Después de la Acrópolis, entendámonos. Ahí vamos: 

Acabamos de ver el yacimiento de Delfos, su fantástico museo y el precioso templo de Atenea. Es lunes mediodía. Montamos en el coche y cuando pongo en el GPS la dirección del hotel en la zona de Meterora, en la ciudad de Kalambaka o Kalampaka, me da un vuelco el corazón. Son ya las 12:30 y hasta las 16:00 no llegaremos. 


Las mejores épocas del año para visitar Meteora son primavera y otoño, cuando las temperaturas son más agradables y hay menos aglomeración de turistas. No tuvimos esa suerte pero me lo apunto para volver.



La visita a Meteora se puede hacer fácilmente en un día. Es conveniente pasar al menos una noche en cualquiera de los dos pueblos cercanos al lugar, Kalambaka o Kastraki.

El monasterio de Gran Meteora, lo tenemos que ver hoy lunes si o si, por que los Martes está cerrado y hoy lunes cierra a las 17:00 según nuestra información, así que no tendremos tiempo de comer. Se siente.

Gracias a dios las carreteras de Grecia no están mal, ni es difícil conducir por ellas. Tienen la amable costumbre de que si vas detrás se echan al arcén para dejarte sitio para adelantar haya o no línea discontinua. Los carriles con mas anchos de lo normal así que caben 3 o 4 coches sin problema. Tampoco encuentro mucho trafico la verdad.

Poco a poco conseguimos llegar a Kalampaka en la zona de Meteora cerca de las 15:30. Ponemos en el GPS directamente el Monasterio de Gran Meteora que viene como Moni Megalou Meteorou (sólo hay que saber un poco de Griego antiguo ;) ) y nos va de maravilla. Tenemos hora y media para verlo. Perfecto, lo hemos conseguido.

La zona de Meteora esta en el norte de la Grecia continental, en la llanura de Tesalia, en las proximidades de ciudad de Kalambaka o Kalampaka, en el valle del río Pinios, en español Peneo. 

La verdad es que la zona, ya desde lejos es completamente espectacular ya que la ciudad de Kalambaka Kalampaka parece minúscula debajo de estos monolitos gigantes o montañas de roca que ha puesto allí una caprichosa naturaleza. 




Cuando llegamos al interior y van apareciendo las vistas de cerca de los monolitos gigantes y los monasterios se hace sobrecogedor. Un placer para la vista. 









No puedo evitar parar en un par de miradores a echar la foto e incluso "creo" descubrir el mirador bueno que andaba buscando para el atardecer. Luego me di cuenta que no era ese. Hay uno mejor, pero ya os explicaré, no seáis ansiosos.



Llegamos al parking del monasterio de Gran Meteora y aparcamos justo en la entrada. Sacamos los pantalones largos de la maleta y nos los ponemos para poder entrar sin problemas y no ponernos telas o pantalones usados, sudados o sucios que nos puedan dar allí  Los chicos con pantalón largo y los hombros tapados. Las chicas con hombros tapados y falda larga. Creo que las mujeres no vale que llevéis pantalones, os hacen poneros por encima una falda que allí mismo os dan, no vayáis a soliviantar la castidad de los pobres y castos monjes. 




Según llegamos, vemos como un hombre va colgando en una cesta hacia el monasterio, uf que animado. Antiguamente el único acceso consistía en rudimentarios ascensores con un cesto y una cuerda en el que los lugareños depositaban las provisiones. Con el tiempo se han ido construyendo escaleras y puentes que permiten la visita.

Nosotros vamos a pata subiendo las escaleras que no son muchas, ni pocas y tienen muy buenas vistas de la zona y otros monasterios. Cuando llegamos arriba pago la entrada de 3€ por persona y comenzamos la vista por nuestra cuenta.

Lo más impresionante son las pinturas murales de la iglesia. Al estilo ortodoxo y con muy poca luz, pero con unos frescos muy bonitos












También están la plaza interior del monasterio, un museo de arte sacro, su antiguo comedor, una galería con la historia del monasterio, otro museo con cosas de la guerra. Por cierto debieron ser muy combativos y tener el cuartel general aquí. Una buena visita. Ha valido la pena la carrera.
  

Fijaos los azules que me da la luz natural al hacer un balance de blancos para la luz artificial de esta sala. 




Existen unos veintidós monasterios, diecisiete en ruinas, unos seis monasterios están hoy en día en uso (cinco son masculinos y uno es habitado por monjas):

  • Monasterio de San Nicolás, (Αγιος Νικόλαος, Àgios Nikólaos).
  • Monasterio de San Estebán, (Αγιος Στέφανος, Àgios Stéfanos).
  • Monasterio de la Santísima Trinidad, (Αγία Τριάδα, Agía Triada).
  • Monasterio de la Transfiguración, (Μονή Μεταμορφώσεως, Moní Metamorfóseos) o el Gran Meteoro, (Μεγάλο Μετέωρο, Megálo Metéoro).
  • Monasterio Roussanou, (Ρουσάνου).
  • Monasterio Varlaam, (Βαρλαάμ).

Como son cerca de las 17:00, nos decidimos a intentar visitar otro monasterio, pero el que esta justo antes del de Gran Meteora, el monasterio de Varlaam o de Todos los Santos, cerraba a las 16:00. Vaya. 





Vamos al siguiente que resulta ser el uno de monjas mujeres que cierran a las 18:00. Aparcamos en el parking en su parte inferior y subimos las escaleras hasta el mismo.

También cuesta la entrada 3€ pero aquí no hay nada, nada que ver la verdad. Hay un mirador pequeño con nada que no se vea desde otros sitios y un pasillo pequeño por que el que pasas y llegas a una pequeña iglesia ortodoxa. A la entrada de la capilla hay 2 monjas pintando piedras con rotuladores con dibujos de los monasterios y la zona de Meteora. Está muy poco iluminada y tiene los típicos frescos religiosos ortodoxos. 







  
Salimos con la sensación de que este era prescindible y esperando que el resto de monasterios al día siguiente sean mejores, más del estilo del de Gran Meteora.

Buscamos el hotel. No tenemos muy claro donde está. Tras dar varias vueltas por la zona consigo de chiripa encontrar un cartel al fondo de una curva, lo sigo por que queda un poco apartado y llegamos. La suerte estuvo de nuestro lado.

Es un cinco estrellas, con media pension para cenar tranquilos, las vistas desde la habitación del hotel y desde la piscina ya valen la pena. Nos pegamos un chapuzón en la disfrutando de las mismas con la población de Kastraki en su parte inferior. Así da gusto llegar.



Se me empieza a hacer tarde para preparar el atardecer, así que salgo corriendo para la zona de los monasterios.





Desde Kastraki voy viendo las piedras preciosamente iluminadas por la luz del sol del atardecer. Me planteo quedarme por la cena y disfrutar de esa luz pero me pueden las ganas de llegar al mirador y sigo subiendo. (Mal hecho, por no saber, lo compensé al día siguiente. Si vais ya lo sabéis, quedaros abajo).





Sigo subiendo para llegar al mirador que he visto antes de llegar a Gran Meteora. Desde allí esta la toma panorámica del valle, pero con un cielo muy muy complicado de exponer en la misma toma aunque llegue a usar dos filtros (degradado e inverso a la vez de 3 pasos cada uno).




De casualidad, moviéndome con el coche todo el rato por la carretera con buena música y disfrutando del momento de luz, encuentro que hay un mirador mejor que el que había visitado por la tarde. Allí los monasterios quedan aun más en primer plano con lo que la foto es bastante mejor.


Como el sol aun esta alto, me sigo moviendo con el coche de un lado a otro a ver si encuentro algo mejor y y sigo sacando fotos, pero no, el sitio bueno es ese. De todas maneras, me sirve para conocer mejor la zona por la que haré el amanecer mañana.









  
Como se me hace tarde para llegar a la cena del hotel, me tengo que volver mucho antes de lo que me gustaría. En verano atardecer muy tarde, cerca de las 22. Hago las últimas fotos de la zona en la que había estado pensando desde que vi las fotos en algún diario de Grecia, guías de viaje y sobre todo en 500px.




Mientras cenamos en el restaurante una cena riquísima muy de mi gusto, salgo entre platos con el trípode y hago otra toma desde la piscina con las luces artificiales de la población inferior de Kastraki.



Luego ya en la habitación hago otra pero ya desde el balcón del hotel. Salen hasta las estrellas, me estreno con este tipo de nocturna. Así da gusto oye. Pena de contaminación lumínica.




Bueno, mañana tocará levantarse para hacer el amanecer en esta zona y seguir visitándola  Os enseñaré muchas muchas fotos. Pero eso sera en la siguiente entrada cuyas fotos serán aun mejores. Os lo prometo.

No dejéis de preguntarme dudas y hacerme llegar vuestros comentarios sobre las fotos o sobre los textos del diario.

Hasta pronto.

© Iñigo Escalante: fotógrafo de viajes. :)

Web I Blog I Facebook I Flickr I 500px