sábado, 5 de octubre de 2013

Selva Negra Dias 3 y 4, Alemania: Lago Mummel + Baden-Baden y Triberg

Bienvenidos fotógrafos y viajeros, 

Continúo con este diario de viaje rápido de nuestro tour de este verano por Alemania para conocer la zona de la Selva Negra en le que aprovechamos también para visitar Suiza, Austria, y el principado de Lichtenstein.

Os pongo enlaces a las entradas anteriores por si acabáis de llegar: 
Dejamos después de 3 días el hotel de Sttutgart. Desde allí al igual que el resto de días anteriores iremos a visitar la ciudad de Baden Baden que se encuentra en el estado federado de Baden-Wurtemberg en el valle del Oos, sobre las laderas de la Selva Negracomo a una hora y cuarto mas o menos. 

Camino a Baden-Baden vimos un parking lleno de coches, motos y bastante gente por los alrededores. Algo tenia que haber y ademas nos pareció una zona bonita, asi que paramos el coche y fuimos a ver. Nos encontramos con este precioso lago que la verdad aunque pequeño, merece la pena la parada e incluso pasar una mañana por que los alrededores están muy bien preparados para todo tipo de públicos y actividades.

Se le conoce como lago Mummel (en alemán Mummelsee), con una profundidad de 17 m es el lago glacial situado a mayor altura (1036 m.) de la Selva Negra, en Alemania. La carretera de la Selva Negra (Schwarzwaldhochstrasse) bordea el lago siendo esta la causa de que sea el lago más visitado de la región. La circunferencia del lago es pequeña, pudiéndose bordear a pie en 15 minutos o en pedalo por su interior.



Parece que tiene algún tipo de leyenda sobre algún monstruo o tritón viviendo en su interior e incluso te puedes sacar una foto con el.





Finalmente, llegamos a Baden-Baden. Ciudad concocida por sus termas o baños termales desde tiempos de los romanos.  En el siglo XIX, la burguesía europea empezó a tomar éste como un lugar de descanso. Surgieron grandes establecimientos termales, teatro, hipódromo y el casino, uno de los más lujosos del mundo. También aquí está uno de los últimos castillos habitados de Europa.

Nos cuesta encontrar sitio para aparcar, cuando vamos al parking vemos que no pasamos por la altura de la furgoneta y tenemos que salir de allí como podemos. Encuentro finalmente sitio en un parking en el centro pero no se puede estar más de 1 o 2 horas y pagando un dineral. No tenemos mas opción y las niñas ya están cansadas así que nos toca jugárnosla.

La oficina de turismo esta en uno de los edificios mas característicos y estabamos muy cerca así que allí fui a por un mapa. La primera impresión ya fue desagradable, para ir al baño había que pagar un €uro, y ademas solo hay una chica atendiendo y nos hacen esperar mas de media hora . Para mas inri cobrar por los mapas. Yo entiendo que las cosas no son gratis, pero los turistas vamos a dejar dinero a las ciudades y sin bajarme del coche solo he hecho que pagar y pagar. Cobrar al que te deja dinero me parece una tomadura de pelo y una mala costumbre. Al menos dad un plano sencillo y gratis y el que quiera algo mejor se lo cobráis  Es una ciudad cara y lo notareis a cada paso, sino piensas gastar el dinero mejor ni paséis.


Después de la mala experiencia vamos a buscar donde comer. Parece que va a llover y como vamos con dos carritos necesitamos un sitio grande. Acabamos en una típica cervecera alemana, los precios son caros, pero no hay más y con niñas no podemos andar eligiendo.

Subimos a la parte alta pero a pesar del dia claro y que no hay nubes de agua se nos pone a llover de improviso y nos tenemos que refugiar en la iglesia corriendo. Cuesta creer pero asi fue. Estabamos cerca de las ruinas del Balneario Romano que son un museo de la antigua cultura del baño. Se encuentran debajo de la Plaza del Mercado y del balneario Friedrichsbad. Con casi 2.000 años son una de las instalaciones balnearias mejor conservadas del estado de Baden Württemberg. Las murallas romanas, en algunos lugares todavía más altas que un hombre, están magníficamente conservadas. Este hecho permite conocer cómo era la construcción de una pared romana y de una calefacción de suelo romana.


  
La ciudad es muy tranquila y no hay mucho que ver. Solo tiendas caras y balnearios de precios desorbitados decidimos emigrar a otra parte que seguro nos irá mejor. Tenemos que bajar hasta Freudenstadt donde tenemos el hotel un par de noches para visitar la zona norte alemana de la selva negra.


Al día siguiente, salimos del hotel de Freudenstadt, y nos adentramos por fin en la Selva Negra. Llegamos en una hora a Triberg en el estado de Baden-Wurtemberg, en el distrito de Selva Negra-Baar o Schwarzwald, conocido principalmente por sus famosas cascadas, las supuestas mas altas de Alemania y por poseer el Reloj de Cuco más grande del mundo con un péndulo de 8 metros. 

Triberg está rodeada de profundos bosques de abetos y por las montañas de la Selva Negra. La cruza el río Gutach, que forma un sistema de cascadas de más de 163 m de caída (las más altas de la Selva Negra) y que es su gran atracción turística. Se las conoce como las Triberger Wasserfälle (cataratas de Triberg).



Aunque vamos con el tiempo justo decidimos entrar a verlas, salir fuera para dar de comer a las niñas y si nos da tiempo volver a entrar por la tarde que la entrada vale para todo el día. Se trata en realidad de una bajada en 7 tramos diferentes con saltos más o menos suaves. No obstante, la estampa es muy bella y el paseo en paralelo a las aguas del río Gutach es totalmente recomendable.




La verdad que con la luz que había era difícil no quemar muchas zonas y que otras quedaran muy oscuras, así que tuve que avivar el ingenio para hacer mis fotos.




Después de comer, por supuesto de postre una tarta Selva Negra, mientras las niñas se echan la siesta, volvemos a entrar y subimos hasta arriba.


El momento de luz que conseguí captar fue precioso con el sol rozando las copas de los arboles y el vapor de agua a contraluz.



Las vistas desde la parte superior están muy bien ya que el día que hacia acompañaba aunque hubo que usar el degradado de 3 pasos.


Volvemos a bajar al pueblo y salimos de la zona de la cascada para reunirnos con la familia. Aprovechamos a refrescarnos con unas coca-colas, unos helados y visitamos las tiendas típicas de souvenirs de la zona.



Justo a la salida de las cascadas esta la calle principal y mas comercial. Las principales actividades de la ciudad son el turismo y el comercio. Posee el Museo Regional de la Selva Negra. Hay gran cantidad de fábricas de relojes de cuco.



Cogemos el coche y volvemos a nuestro hotel en Freudenstadt. Aprovechamos para visitar la ciudad con una de las mayores plazas de Europa y cenamos en un Italiano.

En la siguiente etapa visitaremos la capital de la Selva Negra: Friburgo. Una ciudad que nos dejo un buen sabor de boca y con pena de no haber estado mas tiempo ademas de otro par de cosas que nos llevamos de allí... pero eso en la siguiente entrada.

Hasta pronto.

© Iñigo Escalante: Web I Blog I Facebook I Flickr I 500px | Google +