domingo, 6 de octubre de 2013

Selva Negra día 5 Alemania: Friburgo y lago Titisee

Votar en los Premios Bitacoras.com

Bienvenidos viajeros y fotógrafos,


Continúo con este diario de viaje rápido de nuestro tour de este verano por Europa Central, empezando por Alemania para conocer la zona de la Selva Negra y en el que aprovechamos para visitar Suiza, Austria, y el principado de Lichtenstein.


Hoy nos toca dejar el hotel de Freudenstadt y viajar hasta Friburgo, también conocido como Friburgo de Brisgovia o Friburg im Breisgau, la capital de la Selva Negra. Es la cuarta ciudad más grande de Baden-Württemberg (Alemania) por número de habitantes, con alrededor de 220.000 habitantes y la ciudad más meridional de Alemania y por ello la que mas horas de sol recibe. Emplazada en la llanura del Rin, a poca distancia de las fronteras francesa y suiza, es una ciudad perfecta para explorar el sur de la Selva Negra. La Catedral y el barrio antiguo que se agrupa a su alrededor son imprescindibles.

Lo primero que visitamos fue la catedral o Munster del siglo XII. Es un edificio de estilo gótico, aunque se construyó sobre una antigua iglesia, de estilo románico, de la que aún se conservan los brazos del crucero. En el año 1354 se empezó a levantar el nuevo presbiterio, pero no fue hasta el año 1513 que se terminó de construir. El campanario, de planta cuadrada, adquiere forma de una pirámide octogonal que se alza hasta los 116 metros de altura. La catedral conserva los vitrales originales de la Edad Media. En la plaza donde se localiza llamada MünsterplatzLa plaza de la catedral es la más grande del centro, y allí se celebran los mercados semanales todos los días, excepto los domingos.  En este mercado de día o feria típica podréis comprar artesanías, frutas, verduras, flores, juguetes de madera y un sinfín de cosas más que hace que el tiempo pase sin apenas darte cuenta.







La monumental catedral de Nuestra Señora de Friburgo, construida entre los siglos XI y XIV, está considerada por los historiadores del arte una obra maestra del Gótico y un testimonio cultural de extraordinaria importancia. La torre de arenisca de 116 m de altura, con su fascinante estilo arquitectónico, se vislumbra desde una gran distancia y se la denomina con frecuencia la “más bella torre de la Cristiandad”. En su interior la iglesia alberga obras de arte medievales: altares, vidrieras policromadas y esculturas, entre ellas numerosas imágenes y esculturas de la Virgen María, la patrona de la catedral, así como de los patronos de la ciudad, los santos Gregorio, Lamberto y Alejandro. Mirad que interiores mas sorprendentes.







Esta señora estaba echando un eurito para poner una vela a ver si les sale niña, que los niños son muy brutos... :P


Me llamo mucho la atención este órgano tan modernista.


También es muy de destacar la portada repleta de infinidad de figurillas y motivos bíblicos explicando las historias de la biblia.



Posteriormente, disfrutamos del buen tiempo paseando por su bien conservado casco antiguo medieval y su actividad cultural la hacen ser muy visitada por turistas. Es de destacar uno de los museos más grandes de la ciudad el Augustinermuseum con una gran colección de arte gráfica y artesanía de la comarca.

Friburgo tiene uno de los cascos antiguos más bellos de Alemania, franqueado por los típicos "canales", pequeñas acequias que discurren en paralelo a las aceras. Que decir de que tuvimos que comprar un pato de plástico con una cuerda para que las niñas fueran paseándolos por estos canales. Muy divertido, fresquito y agradable si hace calor y te descalzas.

El casco antiguo medieval junto a la catedral es destino de unos tres millones de visitantes anualmente. La ciudad se considera una puerta de entrada a la Selva Negra (Schwarzwald, en alemán) y se la conoce por su clima cálido y soleado. Destaca por su carácter universitario y es considerada como capital de la ecología en este país.

Una anécdota fue que había unos mochileros en una plaza haciendo burbujas gigantes en una plaza y tenían entretenidos a decenas de niños jugando con ellas a romperla y cogerlas. Buen dinero que se sacaron por cierto en poco dinero. La idea le gustó a mi mujer y hace poco hemos copiado la idea después de mirar por Internet la formula para jugar durante el cumple de mi hija.


Por la tarde, aprovechando la siesta de la niña fuimos a visitar la zona del lago Titisee. Fue una tarde muy agradable y soleada y la verdad que para pasar el día fue estupendo ya que es una especie de parque de atracciones, ciudad de vacaciones y de turismo de fin de semana.

Cogimos un pedalo que imitaba a las embarcaciones de Venecia durante media hora para dar un paseo por el lago. En realidad, cerca de la orilla y nos acercábamos a los patos que nadaban por allí, así que la niña y los aitas disfrutamos un montón.







Después, tomamos un helado por al zona turista de tiendas y comercios y nos dirigimos a tomar un baño a una zona mas tranquila. Se estaba genial y nos pegamos un baño bien largo por que para mi sorpresa el agua estaba estupenda.







Hora de volver a Friburgo y cenar. Mientras el grupo acababa de cenar me escapé para intentar hacer alguna foto de atardecer en la ciudad. Aunque llegué mas tarde lo que me hubiera gustado, me dio tiempo a salvar la papeleta.

Empece en la Musterplatz donde se encuentra la cervecera mas animada de la ciudad conocida como University Church. Este edificio fue una de las cosas más interesantes de Friburgo. Por la noche, la zona se convierte en una plaza bulliciosa con restaurante y asientos al aire libre. 


Concretamente, llama la atención el edificio histórico de unos grandes almacenes de 1532, con su fachada en color rojo oscuro y las torrecillas de las esquinas pintadas de colores, así como la Haus Zum Schönen Eck de 1761, que hoy alberga el Museo de Historia de la Ciudad, y la Alte Wache, en la actualidad la Casa del vino de Baden, una buena forma de aprovechar un edificio antiguo tan bonito.




A pesar de ser tarde para los alemanes esta zona tiene ambiente. Basta con dar un paseo por el casco histórico donde destaca la torre gótica de la impresionante catedral, que con sus 116 metros de altura es una de las obras de arquitectura religiosa alemana más bellas. 










Estas fotos son pruebas de unir 2 fotos horizontales una encima la de otra... la perspectiva sigue siendo demasiado pronunciada pero es que la torre de 116 m es muy muy alta y no entraba en el 17 mm.




Antes de acabar tomo alguna toma de la gente que disfrutando de su cena en las terrazas de los restaurantes típicos alemanes de esta plaza.


Para acabar, realicé las ultimas fotos de esta portada lateral de la catedral.



Aquí volví a probar unir dos fotos horizontales una encima de la otra. Seguramente tenia que haber hecho una mas para no cortar la torre. A veces no te puedes llevar todo.





Bueno, mañana iremos para Suiza, entrando por Basilea, el país mas caro, carísimo y caro otra vez, de toda esta zona. Esa noche elegimos un hotel en la zona de lagos en Neuchatel. El hotel era perfecto la verdad, en pleno lago con unas vistas envidiables y con el mejor desayuno del todo el viaje, pena que el tiempo no nos acompaño del todo pero ya lo veréis en la próxima entrega.

Un saludo y hasta pronto, 

© Iñigo Escalante: Web I Blog I Facebook I Flickr I 500px | Google +